La protección internacional en España

En este apartado encontrará información sobre la protección internacional que comprende tanto el derecho de asilo, que se concede a los refugiados, como la protección subsidiaria, que se concede a los extranjeros que no son refugiados, pero se encuentran en determinadas situaciones de riesgo y no pueden regresar a su país de origen.

Eso sí, hay que destacar que, tanto para el reconocimiento del derecho de asilo como para el derecho de protección subsidiaria, los temores de ser perseguido o el riesgo real de sufrir daños graves pueden basarse en acontecimientos sucedidos o actividades en que haya participado la persona solicitante, siempre que:

  • Se hayan realizado de forma expresamente no intencionada.
  • Se hayan realizado con posterioridad al abandono del país de origen (o residencia habitual en el caso de apátridas).

Esto será así en especial si se demuestra que dichos acontecimientos o actividades constituyen la expresión de convicciones u orientaciones mantenidas en el país de origen o de residencia habitual.

Para presentar una solicitud de protección internacional (asilo o protección subsidiaria), resulta necesario concertar una cita previa, lo cual deberá hacer en persona en la Brigada Provincial de Extranjería y Fronteras, sita en Avda. de los Poblados, nº 51.

Para solicitar cita previa con objeto de formalizar una solicitud de protección internacional deberá hacerlo de manera presencial en la Brigada Provincial de Extranjería y Fronteras (Avenida de los Poblados 51.

Deberá aportar, en el momento de petición de la cita: pasaporte, documento de identidad o de viaje (en caso de disponer de documentación identificativa) y fotografía de tamaño carné.

 

  • EL DERECHO DE ASILO

El asilo es un derecho reconocido en la Constitución Española que consiste en la protección proporcionada por España a los extranjeros no comunitarios o a los apátridas, a quienes se reconozca la condición de refugiado de acuerdo con lo establecido en la ley.

Es importante destacar entonces a quién se considera refugiado. Lo será toda persona que, debido a fundados temores de ser perseguida por motivos de raza, religión, nacionalidad, opiniones políticas, pertenencia a determinado grupo social, de género u orientación sexual, se encuentra fuera del país de su nacionalidad y no puede o, a causa de dichos temores, no quiere, acogerse a la protección de tal país. También lo será la persona apátrida que, careciendo de nacionalidad y hallándose fuera del país donde antes tuviera su residencia habitual, por los mismos motivos no puede o, a causa de dichos temores, no quiere, regresar a él.

Los requisitos en el asilo, para su reconocimiento en España, y que se deben dar en el extranjero que lo solicita son:

  • Que el extranjero base su solicitud en unos actos de fundados temores a ser objeto de persecuciónpor motivos de raza, religión, nacionalidad, opiniones políticas, pertenencia a determinado grupo social, de género u orientación sexual, que deberán:
  • Ser suficientemente graves por su naturaleza o carácter reiterado como para constituir una violación grave de los derechos fundamentales, o bien
  • Ser una acumulación lo suficientemente grave de varias medidas, incluidas las violaciones de derechos humanos, como para afectar a una persona de manera similar a la persona descrita en el primer apartado.

 

A modo de ejemplo, la ley indica que serán actos de persecución los siguientes:

  • Actos de violencia física o psíquica, incluidos los actos de violencia sexual;
  • Medidas legislativas, administrativas, policiales o judiciales que sean discriminatorias en sí mismas o que se apliquen de manera discriminatoria;
  • Procesamientos o penas que sean desproporcionados o discriminatorios;
  • Denegación de tutela judicial de la que se deriven penas desproporcionadas o discriminatorias;
  • Procesamientos o penas por la negativa a prestar servicio militar en un conflicto en el que el cumplimiento de dicho servicio conllevaría delitos o actos comprendidos en las cláusulas de exclusión.
  • Actos de naturaleza sexual que afecten a adultos o a niños.

Como ya expliqué, deben cumplirse en estos actos ciertos elementos para que se dé él asilo, ya que deben existir motivos de raza, religión, nacionalidad, opiniones políticas, pertenencia a determinado grupo social, de género u orientación sexual.

 

  • EL DERECHO A LA PROTECCIÓN SUBSIDIARIA

 Por otro lado, al mismo nivel que el derecho de asilo, existe el derecho a la protección subsidiaria otorgado a las personas de otros países y a los apátridas que, sin reunir los requisitos para obtener el asilo o ser refugiados, si regresasen a su país de origen en el caso de los nacionales o, al de su anterior residencia habitual en el caso de los apátridas, se enfrentarían a un riesgo real de sufrir alguno de los daños graves que se explicarán a continuación, y que no pueden o, a causa de dicho riesgo, no quieren, acogerse a la protección del país de que se trate.

Para poder solicitar el derecho a protección subsidiaria en España, además de no cumplir con los requisitos para solicitar el asilo, debe existir en las personas extranjeras y los apátridas, el conocimiento de que, si volviesen a su país, corren un riesgo real de continuar sufriendo daños graves.

Es importante saber qué constituye daño grave para el derecho a la protección subsidiaria, lo será:

  • La condena a pena de muerte o el riesgo de su ejecución material.
  • La tortura y los tratos inhumanos o degradantes en el país de origen del solicitante.
  • Las amenazas graves contra la vida o la integridad de los civiles motivadas por una violencia indiscriminada en situaciones de conflicto internacional o interno.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies